Romped la maldición de vuestro árbol genealógico con 33 Eucaristias seguidas

Para que l os liberéis vosotros, vuestros antepasados y difuntos y a vuestras generaciones futuras, de todas estas maldiciones.

SEPTIEMBRE 04 2017
LLAMADO URGENTE DE MARÍA ROSA MÍSTICA AL PUEBLO DE DIOS

Romped la maldición de vuestro árbol genealógico con 33 Eucaristias seguidas

"Pequeñitos, la Paz de mi Señor, esté con todos vosotros.

Mis niños, esta humanidad de estos últimos tiempos cada vez está más pervertida. La maldad y el pecado se han tecnificado y propagado, el mundo de hoy está en poder de las tinieblas; la oscuridad que produce el pecado es total en toda la creación.

Muchos demonios conviven ya con gran parte de la humanidad, especialmente con aquella que le ha dado la espalda al Dios de la Vida. El mundo está lleno de demonios encarnados que se preparan para dar comienzo al gran Armagedón.

Todos los demonios que hacen perder la humanidad por los pecados de la carne, recorren hoy el mundo en busca de almas para hacerlas perder.

Hay un demonio en especial que está destruyendo esta humanidad y se llama Envidia.

Por la envidia hay hogares y sociedades destruidas. Este espíritu es de procedencia intergeneracional, es una maldición que debéis romper en vuestro árbol genealógico para que no siga pasando de generación en generación.

Orad hijitos por vuestros antepasados que fueron envidiosos y romped esta maldición de vuestras generaciones con treinta y tres (33) Eucaristías seguidas; ofrecidas al Padre Celestial, por la liberación de vuestros antepasados y difuntos que incurrieron en este pecado. Hijitos, os pido con urgencia que oréis por la liberación de vuestro árbol genealógico paterno y materno, para que los demonios no os torturen y roben la paz, en el tiempo del último reinado de mi adversario.

Nuevamente os digo hijitos, haced buenas confesiones de vida y orad por vuestros antepasados y difuntos, para que sean liberados ellos y vosotros de todas estas maldiciones y ataduras; y así, vuestro árbol genealógico quede limpio.

La liberación intergeneracional, beneficia a las almas de vuestros antepasados y difuntos que se encuentran en el purgatorio, haciendo que su permanencia allí, sea más corta. A vosotros los que estáis en este mundo, la liberación intergeneracional, os desata las bendiciones; y en cuanto a las generaciones futuras, éstas ya no cargarán más con pecados de antepasados. Todas las generaciones después de la liberación, ya serán bendición y gozarán de ella en este mundo y en la eternidad.

Hijitos, a continuación os hago una relación de las maldiciones y ataduras, más comunes en todas las generaciones, para que comencéis a liberarlas de vuestro árbol genealógico y seáis libres.

Maldiciones de Resentimiento, odio y venganza. No dejan perdonar y traen mucha división en las familias y generaciones.

Maldiciones de Rechazo. Estas maldiciones hacen que seáis rechazados y rechacéis a vuestro prójimo; el rechazo es carencia de amor en las generaciones, por maltrato al hombre, a la mujer, o a los niños.

Maldiciones Ancestrales. Son maldiciones de vuestros abuelos, bisabuelos, que maldijeron a sus hijos, traen ruina y separaciones de matrimonios.

Maldiciones de Ocultismo. Antepasados brujos o que consultaron a brujos y por ahí entro la maldición en las generaciones. Incluye la brujería, hechicería, santería, espiritismo, magia negra, mentalismo y todo ocultismo en general. Estas maldiciones traen ruina material espiritual y hace que las generaciones estén buscando información en fuentes ocultas.

Maldiciones de Impureza sexual incluye: adulterios, fornicaciones, lujuria, abortos, perversiones, prostitución, homosexualismo, lesbianismo, madre solterísimo, incestos, abusos sexuales, y toda la impureza en general. Trae separaciones, ruina y destrucción de hogares y sociedades

Maldiciones de Traumas. Por maltratos físicos, sicológicos o abusos sexuales en la infancia. La humanidad está lisiada de amor por el maltrato a los niños en las generaciones. Estas maldiciones traen problemas mentales, adicciones, ruina, abandono y suicidios

Maldiciones de Engaño. Por antepasados que fueron mentirosos, que practicaron el engaño y engañaron a otros, dejando que el espíritu de engaño los guiará. Esta maldición trae ruina material y espiritual y no deja avanzar las generaciones.

Maldiciones de Muerte. Por derramamiento de sangre en las generaciones; antepasados que fueron violentos, asesinos que hicieron correr la sangre de su prójimo. Esta maldición trae muertes y ruina en las generaciones

Maldiciones de envidia. Antepasados envidiosos y codiciosos de los bienes ajenos. La envidia entra por el rechazo y el ocultismo principalmente; es la causante de que mucha humanidad viva en desgracia.

Maldiciones de Pérdida de la fe (Apostasía). Entran estas maldiciones por el ocultismo, la idolatría, especialmente al dinero. Traen ruina material y espiritual

Maldiciones de Ruina. Entran en las generaciones por prácticas de ocultismo, por visitar brujos, por avaricia, por juego y despilfarro de los bienes; también entran por maldiciones ancestrales e impurezas sexuales, especialmente adulterio y prostitución.

Maldiciones de Apego. Entran estas maldiciones por el apego a los hijos, familiares o cosas materiales. Esta maldición es la causante de que muchas almas no puedan irse de este mundo y vaguen por los lugares celestes sin encontrar paz, ni descanso.

Hijitos, estas son las maldiciones y ataduras más comunes en las generaciones, para que comencéis a liberarlas de vuestro Árbol Genealógico Paterno y Materno, con las Santas Misas (33); a las cuales debéis de asistir sin llegar tarde ni faltar a ninguna de ellas, porque son Eucaristías de liberación de antepasados y difuntos. Hijitos, os recuerdo que en cada familia, Dios ha puesto un instrumento y es ese instrumento, el que debe de encargarse de orar y liberar el árbol genealógico.

Os regalo pues esta bendición mis niños a través de este mensaje, para que lo pongáis en práctica y os liberéis vosotros, liberéis vuestros antepasados y difuntos y liberéis a vuestras generaciones futuras, de todas estas maldiciones que os han tenido estancados material y espiritualmente.

Dios y esta Madre os amamos y queremos siempre el bien de nuestros hijitos.

Que la Paz de mi Señor, permanezca en vosotros.

Os Ama Vuestra Madre, María Rosa Mística.

Dad a conocer mis mensajes a toda la humanidad, hijitos de mi Corazón."

Fuente: mensajesdelbuenpastorenoc.org

coronavirusLa verdad sobre el Coronavirus

God the Father1 de Mayo, 2020 - Dios Padre: “El día de hoy los invito a darse cuenta de que este virus –el coronavirus– no es una enfermedad ordinaria. Ha sido creada por el ingenio humano para atacar específicamente a las personas mayores y a las que tienen discapacidades físicas. Este es el plan de las futuras generaciones para purificar la raza humana en todo el mundo. Por accidente, fue lanzado a la población en general antes de tiempo. Los responsables estaban esperando a que en su País (EE.UU) hubiera autoridades de gobierno en funciones menos competentes. Aún así, el daño que se proponían se está desencadenando en toda la raza humana.”

“Les digo estas cosas para ayudarlos a darse cuenta del mal subyacente que está en acción y oculto en los corazones en estos tiempos. No pueden dejarse confundir por cualquier giro de los acontecimientos. En todas las situaciones, Yo tengo el dominio. Nadie tendrá poder sobre ustedes que sea más poderoso que su Padre Eterno. Por lo tanto, anímense con este conocimiento. Si ustedes perseveran en la verdad, ya han cargado sus armas contra lo que aparenta ser y las han descargado con la verdad.” (Fuente: Amor Santo)

Ayuda al Señor a difundir Su voz, el tiempo se está acabando

Haz que estos mensajes de fe, esperanza, salvación, defensa contra el mal (por correo electrónico, prensa, Facebook, Twitter y otros medios de comunicación) sean conocidos por tus seres queridos, tus amigos y todas las personas con las que entras en contacto que buscan la salvación o que están en peligro de perderse eternamente. El Señor concede grandes gracias y bendiciones a los de buena voluntad que, según sus propias posibilidades, quieren colaborar con Su Plan de Salvación. Quien ayude al Señor a salvar un alma predestina la suya, independientemente del resultado.