Pueblo de Dios, estad bien preparados espiritualmente

La inmensa mayoría de la humanidad está vendada espiritualmente y no saben que lo que está por llegarle es tribulación como nunca antes se había visto en la tierra

Febrero 26 2020
Llamado de San José al Pueblo de Dios.
Mensaje a Enoch.

Pueblo de Dios, estad bien preparados espiritualmente

“Amados Hijos, la Paz de Dios esté con todos vosotros y mi humilde protección e intercesión, os asista siempre.

Soy vuestro Padre José y me encuentro también ya en medio de vosotros, he sido enviado para acompañaros y asistiros en las batallas espirituales que tenéis en este mundo. Pedid mi humilde intercesión al Buen Dios y llamadme diciendo:

Oh Glorioso Patriarca San José, Padre adoptivo de Jesús y Esposo Humilde y Casto de María; poderoso intercesor de las almas y guardián Fiel de la Iglesia; acudimos a vos, amado Padre, para que te dignes ampáranos y socorrednos en la lucha espiritual contra los enemigos de nuestra alma. Ven en nuestro auxilio y por tu humildad y pureza, líbranos de todo mal. San José terror de los demonios, venid en mi auxilio (3 veces).

Mis Amados Hijos, pedidle a nuestro Buen Dios que por mi humilde intercesión, os conceda el Don de la Humildad y la Pureza, tan necesarios para vuestra lucha y crecimiento espiritual. Acordaos mis niños que mi Amado Hijo Jesús, jamás desoye las súplicas y peticiones que le hago en favor de mis devotos. El Don de la Humildad y la Pureza, son poderosas armaduras espirituales con las cuales venceréis a los demonios; los espíritus del mal huyen ante un alma humilde y casta, la humildad y la pureza, unida al amor, ciegan a satanás y sus demonios; la humildad y la pureza, os acerca a Dios y os hace invisibles a las fuerzas del mal; acordaos, un corazón humilde y sencillo, jamás Dios lo rechaza.

Hijos míos, estáis en tiempos de oscuridad, no descuidéis la oración, el ayuno y la penitencia; permaneciendo a todo instante en la Gracia de Dios, porque bien sabéis que vuestro enemigo el diablo, no descansa buscando la forma de haceros perder. Muchas almas se están perdiendo por la falta de oración y cumplimiento de los Santos Preceptos; los placeres de la carne y los afanes y trabajos de este mundo, están apartando a muchas almas de Dios; la inmensa mayoría de la humanidad está vendada espiritualmente y no saben que lo que está por llegarle es tribulación como nunca antes se había visto en la tierra. Pueblo de Dios, vosotros estad bien preparados espiritualmente, para que podáis afrontar los días de angustia, desesperación, desolación, escasez, hambre, pestes, caos y muerte, que están llegando.

Hijos míos, la mayor prueba por la que vais a tener que pasar en aquellos días, será la Sed de la Palabra de Dios; cuando llegue el tiempo de la Gran Abominación, el Santo Espíritu de Dios se apartará de la humanidad; sólo estará con su Pueblo Fiel. Mi Amada Esposa María, será el Sagrario donde encontraréis a Nuestro Amado Hijo Jesús. La inmensa mayoría de esta humanidad ingrata y pecadora se perderá en el paso por el desierto, porque el Espíritu de Dios no estará con ella. Entonces, se rasgarán sus vestiduras y clamarán al cielo diciendo: Señor, Señor, ven a librarnos, venid en nuestro auxilio, pero ya no habrá quien los escuche. Pequeños, os regalo esta oración de protección para que la hagáis con fe y seáis fortalecidos en la tentación, y así podáis derrotar al enemigo de vuestra alma.

Oración a San José, pidiendo su protección

Sagrada Familia

¡Oh Glorioso San José! por vuestra profunda humildad, por vuestra mansedumbre inalterable, por vuestra paciencia invencible, por vuestra pureza angelical y por la perfecta fidelidad que os hizo puntual imitador de las virtudes de Jesús y de María, os pido me consoléis en todas mis penas, me dirijáis en todas mis dudas, me defendáis en todas las tentaciones, me libréis de todos los peligros espirituales y materiales; extended vuestro brazo contra todos mis enemigos visibles e invisibles, rompiendo y desbaratando todos los lazos y celadas que tiendan y armen contra mí. Amén.

Que la Paz y el amor de Dios, permanezca en vosotros mis Amados Hijos; que mi humilde intercesión, os proteja de todo mal.

Vuestro humilde Servidor, José de Nazaret.

Dad a conocer mis mensajes, a toda la humanidad, Pueblo de Dios.”

Fuente: mensajesdelbuenpastor

coronavirusLa verdad sobre el Coronavirus

God the Father1 de Mayo, 2020 - Dios Padre: “El día de hoy los invito a darse cuenta de que este virus –el coronavirus– no es una enfermedad ordinaria. Ha sido creada por el ingenio humano para atacar específicamente a las personas mayores y a las que tienen discapacidades físicas. Este es el plan de las futuras generaciones para purificar la raza humana en todo el mundo. Por accidente, fue lanzado a la población en general antes de tiempo. Los responsables estaban esperando a que en su País (EE.UU) hubiera autoridades de gobierno en funciones menos competentes. Aún así, el daño que se proponían se está desencadenando en toda la raza humana.”

“Les digo estas cosas para ayudarlos a darse cuenta del mal subyacente que está en acción y oculto en los corazones en estos tiempos. No pueden dejarse confundir por cualquier giro de los acontecimientos. En todas las situaciones, Yo tengo el dominio. Nadie tendrá poder sobre ustedes que sea más poderoso que su Padre Eterno. Por lo tanto, anímense con este conocimiento. Si ustedes perseveran en la verdad, ya han cargado sus armas contra lo que aparenta ser y las han descargado con la verdad.” (Fuente: Amor Santo)

Ayuda al Señor a difundir Su voz, el tiempo se está acabando

Haz que estos mensajes de fe, esperanza, salvación, defensa contra el mal (por correo electrónico, prensa, Facebook, Twitter y otros medios de comunicación) sean conocidos por tus seres queridos, tus amigos y todas las personas con las que entras en contacto que buscan la salvación o que están en peligro de perderse eternamente. El Señor concede grandes gracias y bendiciones a los de buena voluntad que, según sus propias posibilidades, quieren colaborar con Su Plan de Salvación. Quien ayude al Señor a salvar un alma predestina la suya, independientemente del resultado.