La ideología de género está destruyendo a la niñez y juventud

Con la ideología de género que los gobernantes y las élites iluminatis se inventaron, lo que se persigue es acabar con el vínculo del matrimonio que tiene mi bendición

Noviembre 21 2017
Llamado urgente de Jesús Sacramentado a la humanidad

la ideología de género está destruyendo a la niñez y a la juventud

“Hijos míos, mi paz sea con vosotros.

Pequeños, la ideología de género está destruyendo en muchos países a la niñez y a la juventud.

Se viene inculcando esta doctrina del maligno en los jardines infantiles, escuelas y colegios; el veneno del homosexualismo, lesbianismo y demás impurezas, se les está inyectando.

Se les enseña a los niños y jóvenes que no hay género, que se nace con los dos sexos, que se puede ser hombre y mujer a la vez y viceversa.

Todo este engaño de la ideología de género está llevando a los niños y jóvenes a tener comportamientos y personalidades andróginas, creando en ellos dudas y confusiones en su sexualidad.

Acordaos de lo que dice mi Palabra:

Dios creó al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó, macho y hembra los creó. (Génesis 1. 27)

Al hombre y la mujer los creé física, sicológica y sexualmente, diferentes. Establecí diferencias morfológicas, sicológicas y sexuales entre ellos; al hombre llame Adán y a la mujer llamé Eva; con esto, di origen al género masculino y femenino.

Los creé hombre y mujer, los bendije y les dije:

Sed fecundos y multiplicaos, poblad la tierra y sometedla. (Génesis 1. 28)

No creé homosexuales, ni lesbianas, el homosexualismo y lesbianismo, es obra del maligno; son espíritus impuros que entran en las generaciones por el pecado de sodomía en que hayan incurrido vuestros antepasados. Estos espíritus pasan de generación en generación, hasta el momento en que se liberan las generaciones, por medio de oración y exorcismos.

Toda impureza sexual en las generaciones es obra del demonio.

Mi adversario os conoce y sabe que la mayor debilidad del hombre es la carne y es por la carne por donde entran los espíritus de impureza.

Para este final de los tiempos mi adversario a través de sus emisarios quiere implantar en la niñez y la juventud, toda práctica de impureza sexual, con la llamada: Ideología de Género.

Busca con esto que en las sociedades futuras, no hayan sociedades matrimoniales constituidas por hombre y mujer, unidos por el vínculo sagrado del matrimonio.

Quiere mi adversario destruir la familia conformada por el hombre, la mujer y los hijos.

Con la ideología de género que los gobernantes y las élites iluminatis se inventaron, lo que se persigue es acabar con el vínculo del matrimonio que tiene mi bendición. Porque saben que en éste, se configura la primera sociedad creada por Dios, de donde proviene toda fortaleza espiritual que destruirá mañana con la oración los planes y reinado de mi adversario.

El poder de la oración de las familias que tienen mi bendición, será un sonido de trompetas que derrumbará en este final de los tiempos, las murallas y fortalezas del maligno.

Hijos míos, permaneced unidos en la oración, amándoos y socorriéndoos los unos a los otros; haciendo de vuestros hogares fortines espirituales, porque se están acercando los días del gran combate espiritual. Todo revés y sufrimiento que tengáis, llevadlo con amor y ofrecedlo por vuestra conversión y la de vuestras familias.

Os digo esto, porque mi adversario ha empezado a atacar los hogares de los matrimonios unidos con mi bendición.

Está creando división y confusión en las familias, para separarlas; así se cumple lo que dice mi Palabra:

Estarán divididos cinco en una casa, tres en contra de dos y dos en contra de tres. Estará dividido el padre contra el hijo y el hijo contra el padre, la madre contra la hija y la hija contra la madre, la suegra contra la nuera y la nuera contra la suegra. (Lucas 12. 52, 53)

Orad pues por vuestros matrimonios y familias; el ayuno, la oración y la penitencia, serán el antídoto que fortalezca vuestros hogares.

Hijos míos, Reprended espíritus de división y llevadlos a mis Santísimas Llagas. El poder de mis Llagas, destruirá estos espíritus y fortalecerá vuestros hogares y familias.

Tened muy presente estas instrucciones que os doy, para que nada os coja por sorpresa. Mi paz os dejo, mi paz os doy.

Arrepentíos y convertíos, porque el Reino de Dios está cerca.

Vuestro Maestro, Jesús Sacramentado.

Dad a conocer mis mensajes hijos míos, a toda la humanidad.”

Fuente: mensajesdelbuenpastorenoc.org

coronavirusLa verdad sobre el Coronavirus

God the Father1 de Mayo, 2020 - Dios Padre: “El día de hoy los invito a darse cuenta de que este virus –el coronavirus– no es una enfermedad ordinaria. Ha sido creada por el ingenio humano para atacar específicamente a las personas mayores y a las que tienen discapacidades físicas. Este es el plan de las futuras generaciones para purificar la raza humana en todo el mundo. Por accidente, fue lanzado a la población en general antes de tiempo. Los responsables estaban esperando a que en su País (EE.UU) hubiera autoridades de gobierno en funciones menos competentes. Aún así, el daño que se proponían se está desencadenando en toda la raza humana.”

“Les digo estas cosas para ayudarlos a darse cuenta del mal subyacente que está en acción y oculto en los corazones en estos tiempos. No pueden dejarse confundir por cualquier giro de los acontecimientos. En todas las situaciones, Yo tengo el dominio. Nadie tendrá poder sobre ustedes que sea más poderoso que su Padre Eterno. Por lo tanto, anímense con este conocimiento. Si ustedes perseveran en la verdad, ya han cargado sus armas contra lo que aparenta ser y las han descargado con la verdad.” (Fuente: Amor Santo)

Ayuda al Señor a difundir Su voz, el tiempo se está acabando

Haz que estos mensajes de fe, esperanza, salvación, defensa contra el mal (por correo electrónico, prensa, Facebook, Twitter y otros medios de comunicación) sean conocidos por tus seres queridos, tus amigos y todas las personas con las que entras en contacto que buscan la salvación o que están en peligro de perderse eternamente. El Señor concede grandes gracias y bendiciones a los de buena voluntad que, según sus propias posibilidades, quieren colaborar con Su Plan de Salvación. Quien ayude al Señor a salvar un alma predestina la suya, independientemente del resultado.