Jesús Nuestro Maestro: Oren Por Los Que Mueren

La muerte es implacable en su acción destructiva y no le importa ni la edad ni la condición de quien tenga que golpear.

Jesús dice: (Jesús Nuestro Maestro, Vol. 1) Mis hijos, la paz sea con ustedes, ahora y siempre.

Mirad, que yo estoy entre ustedes así como estuve entre los Apóstoles en Cenáculo, cuando entré por las puertas cerradas después de mi Resurrección.

Les doy paz y con ello amor, pero también quiero expresarles mis deseos y prometerles mis bendiciones.

Soy Jesús de la Merced, y quiero darles merced, sobre todo a aquellas almas que pasan a diario de ésta a la otra vida.

Hay miles de personas que encuentran la muerte en los momentos más inesperados y de las maneras más diversas.

La muerte es implacable en su acción destructiva y no le importa ni la edad ni la condición de quien tenga que golpear. Ella lanza su golpe mortal y da.

Ustedes generalmente representan y piensan sobre la muerte de esta manera: como un esqueleto que lleva con una hoz en sus manos.

Si esta fantasía les ayuda a temer la muerte, no quisiera presentársela a sus ojos como lo hice ante mis seguidores y muy queridos niños.

La muerte, para cualquier creyente, es como un sirviente del Señor que abre la puerta a la eternidad.

Desde el momento en que la puerta de la vida humana se sierra, se abre la de la vida eterna, donde ocurren cosas importantes.

El cuerpo se descompone, pero no se pierde irrevocablemente, porque el día de la resurrección se reconstituirá y reunirá con el alma para disfrutar eternamente de la recompensa o sufrir el castigo que merece.

Del juicio de Dios, infinitamente justo, dependerá la condena o la gloria, la cual sera incambiable.

Hacia este momento culminante tan decisivo deben ustedes encaminar sus vidas.

Deben conducirla de tal manera que, a cualquier hora que llegue la muerte, no los sorprenderá desprevenidos sino equipados de buenas obras, listas para presentarlas al Juez supremo.

Ahora, díganme, mis hijos, cuántas son las almas que se preocupan por lo que les espera, pero no quieren seriamente prepararse.

Por eso les reprendo a que se comporten de esta manera especifica. Les suplico por todos los que mueren, clamando por ayuda con oraciones y encendiendo velas.

Hay veces que es suficiente un rayo de luz para animar los corazones, esclarecer las mentes y hacer que las voluntades actúen.

Una de sus peticiones es suficiente para hacer que Yo aplique los méritos de mi Merced, con lo cual se puede convertir y salvar a los que mueren.

Mis hijos, si ustedes vieran a uno de sus seres queridos al borde de un precipicio, ¿qué no harían ustedes para impedir que caigan?

¡Cuántas almas de sus hermanos están colgando al borde de un abismo de cuyas profundidades será imposible volverse a levantar!

Yo recordaré el bien que ustedes hagan a quienes mueren, hasta aquellos que no conocen, para que puedan recuperar la gracia, ya que siempre es cierto que, quien salve un alma, está predestinado a salvar la suya.

Los bendigo a todos."

 

Jesús nuestro Maestro

Jesús Nuestro Maestro
Jesús Nuestro Maestro (Ingles)

 Carmela Negri CarabelliMensajes inspirados por Jesus a Carmela Negri Carabelli. Permiso del CENACOLO DELLA DIVINA MISERICORDIA, Centro di spiritualità, Viale Lunigiana 30, 20125 Milano, Italia, que tiene todos los derechos.

Para más información acerca de estas magníficas enseñanzas, para cualquier ayuda espiritual que pueda necesitar o para participar y difundir en todo el mundo los cenáculos de la oración y el apostolado de la divina misericordia, por favor póngase en contacto con:

"CENACOLO DELLA DIVINA MISERICORDIA",
Viale Lunigiana 30, 20125 Milano, Italy
01139-02-66-71-0625
www.cenacolodivinamisericordia.it

Nihil Obstat: Reverend Gerard Diamond MA (Oxon), LSS,
D. Theol, Diocesan Censor
Imprimatur: Rev. Monsignor Les Tomlinson, Vicar General
Date: 20th July 2007

The Nihil Obstat and Imprimatur son declaraciones oficiales de que un libro o panfleto está libre de un error doctrinal o moral. No se contiene ninguna implicación en esto que los que han concedido el nihil obstat y imprimatur convienen con los contenidos, las opiniones o las declaraciones expresadas. No necesariamente significan que el trabajo es aprobado como un texto básico para la instrucción de catequesis.

Catholic Archdiocese of Melbourne

coronavirusLa verdad sobre el Coronavirus

God the Father1 de Mayo, 2020 - Dios Padre: “El día de hoy los invito a darse cuenta de que este virus –el coronavirus– no es una enfermedad ordinaria. Ha sido creada por el ingenio humano para atacar específicamente a las personas mayores y a las que tienen discapacidades físicas. Este es el plan de las futuras generaciones para purificar la raza humana en todo el mundo. Por accidente, fue lanzado a la población en general antes de tiempo. Los responsables estaban esperando a que en su País (EE.UU) hubiera autoridades de gobierno en funciones menos competentes. Aún así, el daño que se proponían se está desencadenando en toda la raza humana.”

“Les digo estas cosas para ayudarlos a darse cuenta del mal subyacente que está en acción y oculto en los corazones en estos tiempos. No pueden dejarse confundir por cualquier giro de los acontecimientos. En todas las situaciones, Yo tengo el dominio. Nadie tendrá poder sobre ustedes que sea más poderoso que su Padre Eterno. Por lo tanto, anímense con este conocimiento. Si ustedes perseveran en la verdad, ya han cargado sus armas contra lo que aparenta ser y las han descargado con la verdad.” (Fuente: Amor Santo)

Ayuda al Señor a difundir Su voz, el tiempo se está acabando

Haz que estos mensajes de fe, esperanza, salvación, defensa contra el mal (por correo electrónico, prensa, Facebook, Twitter y otros medios de comunicación) sean conocidos por tus seres queridos, tus amigos y todas las personas con las que entras en contacto que buscan la salvación o que están en peligro de perderse eternamente. El Señor concede grandes gracias y bendiciones a los de buena voluntad que, según sus propias posibilidades, quieren colaborar con Su Plan de Salvación. Quien ayude al Señor a salvar un alma predestina la suya, independientemente del resultado.