Baja de la cruz y creeremos en ti

Los sacerdotes, escribas, fariseos, saduceos, herodianos se procura la diversión de hacer como un carrusel [...] Los que más se ensañan son los miembros del Templo, con la ayuda de los fariseos

(CEV) "El Evangelio como me ha sido revelado", Vol. X, p. 74

Baja de la cruz y creeremos en ti

 The Passion of the ChristLa gente, empezando por los sacerdotes, escribas, fariseos, saduceos, herodianos y otros como ellos, se procura la diversión de hacer como un carrusel […]. Los que más se ensañan son los miembros del Templo, con la ayuda de los fariseos.

Sumo sacerdotes: «¿Y entonces? Tú, Salvador del género humano, apor qué no te salvas? ¿Te ha abandonado tu rey Belcebú? ¿Ha renegado de ti?» gritan tres sacerdotes. [...]

Una muchedumbre, en coro: «Baja de la cruz y creeremos en ti. [...] »

"Sálvate y sálvanos"

 The Passion of the ChristPero el ladrón de la izquierda sigue diciendo insultos desde su cruz. [...]

Ladrón: «Sálvate y sálvanos, si quieres que se te crea. ¿El Cristo Tú? ¡Un loco es lo que eres! El mundo es de los astutos y Dios no existe. Yo existo, esto es verdad, y para mí todo es lícito. ¿Dios?... ¡Una patraña! ¡Creada para tenernos quietecitos! ¡Viva nuestro yo! ¡Sólo él es rey y dios!».

"¡Calla! ¿No temes a Dios?"

 The Passion of the ChristEl otro ladrón, que está a la derecha y tiene casi a sus pies a María y que mira a Ella casi más que a Cristo, y que desde hace algu­nos momentos llora susurrando: «La madre», dice: 

El buen ladrón (Disma): «¡Calla! ¿No te­mes a Dios ni siquiera ahora que sufres esta pena? ¿Por qué insultas a uno bueno? Está sufi-iendo un suplicio aún mayor que el nuestro. Y no ha hecho nada malo». 

Pero el ladrón continúa sus imprecaciones.

Jesús calla

 The Passion of the ChristJesús calla. Jadeante por el esfuerzo de la postura, por la fiebre, por el estado cardiaco y respiratorio, consecuencia de la flagelación sufrida en forma tan violenta, y también consecuencia de la angustia profunda que le había hecho sudar sangre, busca un alivio aligeran­do el peso que carga sobre los pies suspendiéndose de las manos y haciendo fuerza con los brazos.

Quizás lo hace también para vencer un poco el calambre que ya atormenta los pies y que es manifiesto por el temblor muscular. Pero las fibras de los brazos -forzados en esa postura y seguramente helados en sus extremos, porque están situados más arriba […].

Los judíos, rechazados hasta fuera de la explanada, no dejan de insultar, y el ladrón impenitente hace eco.

El otro, que mira con piedad cada vez mayor a la Madre, y que llora, le reprende ásperamente cuando oye que en el insulto está incluida también Ella.

El buen ladrón (Disma): «Cállate. Recuerda que naciste de una mujer. Y piensa que las nuestras han llorado por causa de los hijos. Y han sido lágrimas de vergüenza... porque somos unos malhechores. Nuestras madres han muerto... Yo quisiera poder pedirle perdón... Pero ¿podré hacerlo? Era una santa... La maté con el dolor que le daba... Yo soy un pecador... ¿Quién me perdona? Madre, en nombre de tu Hijo moribundo, ruega por mí»

La Madre levanta un momento su cara acongojada y le mira, mi­ra a este desventurado que, a través del recuerdo de su madre y de la contemplación de la Madre, va hacia el arrepentimiento; y parece acariciarle con su mirada de paloma.

 Dimas (el nombre del buen ladrón) llora más fuerte. Y esto desata aún más las burlas de la muchedumbre y del compañero.[...]

 

Maria Valtorta:
El Evangelio como me ha sido revelado

Maria Valtorta: The Poem of The Man-God

 Livio FanzagaEvaluación de la Obra de María Valtorta por el padre Livio Fanzaga, sacerdote católico (Radio Maria): "Así que yo diría eso, queridos amigos, porque he leído "El Evangelio como me ha sido revelado", tres veces, 10 volúmenes (CEV), y luego soy capaz de evaluar en toda su complejidad y su valor, me dan ganas de decir, queridos amigos, yo no conozco a ningún comentario sobre el Evangelio más ortodoxo, más edificante, más estimulante que esto, y me gustaría, queridos amigos, que todos ustedes aceptaría la invitación de la Virgen María para leer estos libros, porque todo es verdad (y no contienen errores contra la fe y la moral de la Iglesia Católica ...). A continuación, lea estos libros, mis queridos amigos, porque sin duda ganaras grandes beneficios para sus almas. No es difícil conseguirlos, y no cuestan mucho, 10 libros que pueden ser para usted un alimento espiritual indispensable "
Contenido tomado de la obra de María Valtorta con el permiso del "Centro Editoriale Valtortiano Srl". - Viale Piscicelli, 89/91 - 03036 Isola del Liri, (FR - Italia), www.mariavaltorta.com, que tiene todos los derechos sobre las obras de Maria Valtorta

coronavirusLa verdad sobre el Coronavirus

God the Father1 de Mayo, 2020 - Dios Padre: “El día de hoy los invito a darse cuenta de que este virus –el coronavirus– no es una enfermedad ordinaria. Ha sido creada por el ingenio humano para atacar específicamente a las personas mayores y a las que tienen discapacidades físicas. Este es el plan de las futuras generaciones para purificar la raza humana en todo el mundo. Por accidente, fue lanzado a la población en general antes de tiempo. Los responsables estaban esperando a que en su País (EE.UU) hubiera autoridades de gobierno en funciones menos competentes. Aún así, el daño que se proponían se está desencadenando en toda la raza humana.”

“Les digo estas cosas para ayudarlos a darse cuenta del mal subyacente que está en acción y oculto en los corazones en estos tiempos. No pueden dejarse confundir por cualquier giro de los acontecimientos. En todas las situaciones, Yo tengo el dominio. Nadie tendrá poder sobre ustedes que sea más poderoso que su Padre Eterno. Por lo tanto, anímense con este conocimiento. Si ustedes perseveran en la verdad, ya han cargado sus armas contra lo que aparenta ser y las han descargado con la verdad.” (Fuente: Amor Santo)

Ayuda al Señor a difundir Su voz, el tiempo se está acabando

Haz que estos mensajes de fe, esperanza, salvación, defensa contra el mal (por correo electrónico, prensa, Facebook, Twitter y otros medios de comunicación) sean conocidos por tus seres queridos, tus amigos y todas las personas con las que entras en contacto que buscan la salvación o que están en peligro de perderse eternamente. El Señor concede grandes gracias y bendiciones a los de buena voluntad que, según sus propias posibilidades, quieren colaborar con Su Plan de Salvación. Quien ayude al Señor a salvar un alma predestina la suya, independientemente del resultado.